• Concha, Caracol y Escama Concha, caracol y escama
    Son producidos en Champotón, Isla Arena y Carmen, donde la materia prima se recoge
    naturalmente de sus playas.
  • Fibras vegetales Fibras vegetales
    Se destaca el sombrero del tipo panamá reconocido en México como sombrero de jipi.
  • Hamacas Hamacas
    Casi todas las comunidades del Estado de Campeche tienen al menos
    una persona dedicada a la producción de hamacas.
  • Hueso y cuerno de toro Hueso y cuerno de toro
    Estas artesanías comprenden una tradición artística particular en Campeche.
  • Madera Madera
    Calakmul, Calkiní, Champotón, Hopelchén, Escárcega y Campeche son famosos por sus artesanías.
  • Textiles Textiles
    Lo que destaca de los vestidos modernos de Campeche, son los motivos regionales florales o coloniales.
  • Concha, Caracol y Escama Lorem itsum
    Lorem itsum dolor
  • Concha, Caracol y Escama
  • Fibras naturales
  • Hamacas
  • Hueso y Cuerno de Toro
  • Madera
  • Textiles
 

Bazar Artesanal Ah-Kim-Pech

Inaugurado el 5 de Agosto de 2005 en San Francisco de Campeche, el Bazar Artesanal Ah Kim Pech es un espacio creado por el Gobierno del Estado en donde los artesanos de los diferentes municipios de Campeche exhiben y comercializan sus productos de manera directa.

Ubicado sobre el malecón de la ciudad, el Bazar cuenta con 37 locales que representan a más de un grupo de artesanos productores. La variedad de artesanías campechanas que pueden adquirirse en este lugar a los mejores precios es muy amplia: hamacas, sillas mecedoras, hamacas de jardín, sombreros de palma de jipi, curiosidades de palma de jipi, bordados a mano, hipiles bordados a máquina, bisutería de hueso y cuerno de toro, bisutería de concha y caracol, objetos utilitarios de madera, productos artesanales de aromaterapia, conservas, cremas, salsas de chile, abanicos.

 

Concha, caracol y escama

Son producidos en Champotón, Isla Arena y Carmen, donde la materia prima se recoge naturalmente de sus playas.

El agua tuvo un papel fundamental en la cultura prehispánica maya: la tierra misma estaba colocada sobre el lomo de un gran lagarto en medio de un firmamento acuático. Desde esta postura privilegiada, el agua se convertiría también en el telón de fondo en el cual girara una serie de actores: un punto de orientación para ubicar el asentamiento; una fuerza principal en la fertilidad, el crecimiento y la abundancia, como las piedras angulares de la vida cotidiana; una presencia icónica en la actividad ritual, como un portón a través del cual se podría comunicar con los dioses, los ancestros en el más allá y entre nosotros mismos en este mundo actual; y, como una parte inevitable de la vida misma, la muerte y un sitio a que se hacía alusión en el pasaje cíclico de la vida desde un “estado de ser” a otro, localizado cardinalmente hacia el poniente, en donde el sol se sumergiera por debajo de la superficie de este firmamento acuático, sólo para amanecer nuevamente en el oriente.

Concha, caracol y escamaComo recordatorio constante de la relación entre el agua, los ciclos de vida de los maya y sus lugares de origen, las conchas y los caracoles se convertirían no solo en atavíos cotidianos. Sino también en adornos de la vida religiosa y en los festejos ceremoniales; como receptáculos para la pintura del artista o para la tinta de un escribano, así como vasijas para recoger una ofrenda sanguínea durante los ritos de auto sacrificio —con espinas de manta raya— por parte de la élite como parte del pacto solemne entre la autoridad y las masas, que legitimaba su derecho de gobernar; y como instrumentos musicales de convocatoria para llevar a cabo reuniones y ceremonias públicas.

Debido a la ubicación geográfica del Estado de Campeche junto al Golfo de México, no sorprende que las conchas y los caracoles proporcionaran fuentes de inspiración para la expresión artística moderna y para la producción de artesanías decorativas. Los Municipios de Carmen, Champotón y Campeche son los lugares en donde residen los productores principales, reflejando una vez más los nichos ambientales costeros en que existen las playas arenosas necesarias para recolectar estos productos marinos. Desde tiempos prehispánicos hasta la historia reciente, el litoral de los Municipios actuales de Tenabo, Hecelchakán y Calkiní estaba virtualmente tapizado por comunidades de flora y fauna asociadas al bosque de manglar, dejando así manchas escasas de playas arenosas en esta región en donde se localizaran recursos de concha.

arriba

 

Fibras vegetales

Se destaca el sombrero del tipo panamá reconocido en México como sombrero de jipi y elaborado en las comunidades de Bécal, Santa Cruz Ex-Hacienda, San Nicolás y Tankuché.

Tejer con fibras naturales es una actividad humana de antaño entre todas las culturas—aún antes de que se inventara la producción cerámica, los seres humanos satisfacían las necesidades de contener agua, preparar alimentos, almacenar y servir alimentos con la cestería de fibras naturales tejidas. El techumbre tejido de palma y pastos hacía que las residencias sencillas construidas de bajareque fuesen impermeables a las inclemencias del tiempo, mientras los petates tejidos y otras fibras proporcionaran espacios de estancia y descanso en los lindes habitacionales y en los contextos públicos administrativos urbanos. La inspiración y la necesidad son incentivos naturales para la producción y el consumo de los artículos tejidos de fibras naturales.

Fibras vegetalesEl clima tropical húmedo de Campeche es el idóneo para la producción de artesanías de fibras vegetales, entre las cuales se destaca el sombrero fino del tipo panamá elaborado en las comunidades de la zona noroeste del Estado, como Bécal, Santa Cruz Ex-Hacienda, San Nicolás y Tankuché en el Municipio de Calkiní. Con la palma de jipi (Carludovica palmata), como se conoce esta fibra en otras regiones, además de los sombreros finos se tejen otros artículos, como abanicos, carteras y otros objetos ingeniosamente diseñados. La palma de jipi es una fibra natural noble—cuando se prepara y se almacena de manera adecuada es maleable, flexible y fácilmente moldeada en un sinnúmero de formas y diseños. A pesar de que se importara la técnica de tejido de Ecuador en América del Sur en el siglo XIX, este arbolito de jipi crece naturalmente en los municipios del noroeste de Campeche. Sin embargo, hoy en día sólo se encuentra casi exclusivamente en el área inmediata de Calkiní – Bécal – Santa Cruz Ex-Hacienda, siendo cultivo en los solares domésticos y en una que otra parcela ejidal de esta zona.

Elaborar las artesanías con este material comienza con seleccionar rigurosamente y cosechar la palma, porque sólo se utilizan las hojas tiernas o el “cogollo” en el tejido. La calidad de los sombreros esta definida por las partidas, es decir, la cantidad de veces que se divide la misma hebra antes de tejerse el producto. De manera que mientras más partidas tenga el sombrero es más fino y es mayor el tiempo de elaboración. En los sombreros, además de la calidad los detalles del acabado, como formar y moldearlos con plancha, son las calidades únicas que convierten a estas obras de arte hechas a mano en algo mucho más preferible que los sombreros fabricados a máquina.

Debido a su elegancia y estilo, quien tiene un sombrero de cuatro partidas de Bécal—la comunidad singular en Campeche de los sombrereros y las modistas del tejido—nunca lo cambiará por nada. Hay herramientas específicas para trabajar el jipi, entre las cuales se encuentran los bloques de madera, que se emplean para moldear, sacar el tamaño y darle forma inicial al sombrero; el sobador o bruñidor confeccionado de una concha de caracol o de un trozo de madera tropical dura, que aprieta y tensa las vueltas de tejido mientras se elaboran; las navajas y las tijeras se emplean también. Las fibras deben tejerse en espacios húmedos, constituyendo la razón por la que la mayoría de las casas artesanales tiene cuevas o “sótanos hechos por el hombre”, que miden de tres a seis metros en diámetro y hasta dos metros de altura. Estos espacios frescos bajo la tierra proporcionan el ambiente idóneo para reunirse en familia—la familia que teje junta, permanece junta: trabajan fibras, platicando sobre los hechos cotidianos, entre otras actividades. Las cuevas, ubicadas en los solares domésticos, se heredan de generación a generación y comprenden las sedes particulares de la producción artística. En cambio, cuando se trabaja la hoja de palma, es la costilla o la “chilib” en el maya yucateco, que se separa del resto de la hoja y se utiliza como el recurso principal del tejido para cestería, abanicos u otros artículos.

arriba

 

Hamacas

Casi todas las comunidades del Estado de Campeche tienen al menos una persona dedicada a la producción de hamacas.

Junto con los textiles y la madera, es imposible no mencionar todo tipo de hamacas fabricadas a lo largo y ancho del Estado de Campeche: las tradicionales para dormir, las de jardín, otras de siesta en la playa, las de columpio y sillas mecedoras.

HamacasSe reconocen nuestras hamacas a nivel mundial por su calidad de urdido, diseño y combinación de colores, gracias al cuidado y a la creatividad con que las elaboran artistas, que en su mayoría son mujeres. Virtualmente todas las comunidades en casi cada región municipal tienen por lo menos una persona dedicada a la producción de hamacas, quizá convirtiendo esto en la manifestación de artesanía más común del Estado. Pero en una comunidad en particular, la de San Antonio Sahcabchén en el Municipio de Calkiní, el urdido de hamacas es una industria casera para gran parte de las familias que ahí residen.

arriba

 

Hueso y Cuerno de Toro

Estas artesanías comprenden una tradición artística particular en Campeche.

El hueso tallado y los artículos calados de cuerno de toro comprenden una tradición artística particularmente rica en Campeche, que se encuentran en portarretratos, peinetas, abrecartas, separadores de libros, llaveros, alhajeros, aretes, pulseras, rosarios, entre otros objetos decorativos.

Hueso y cuerno de toroEn 1994 el cuerno de toro sustituye a la tortuga de Carey, debido al puesto en marcha de legislación federal, prohibiendo desde un lustro para atrás la captura y la comercialización de especies vivas, los huevos o los derivados de caparazón de tortuga. Gracias a la habilidad y capacidad de adaptar y adoptar nuevos materiales, los artesanos de Campeche pudieron continuar con esta tradición cultural única en el atuendo personal, las alhajas y los artículos para el hogar, hechos todos por manos creativas.

El cuerno de toro es un material parecido en color y textura al caparazón de tortuga, con los matices de tono que van desde el negro y el café oscuro, hasta los colores semi-transparentes de ámbar, haciendo así que las piezas muestren contrastes claroscuros marcados. Adoptar el cuerno de toro les permite a estos artesanos no sólo rendir homenaje a un compromiso personal de proteger el medio natural, sino también de continuar produciendo su obra reconocida en los mercados de artesanías a nivel local, estatal, regional, nacional e internacional.

El Municipio de Campeche es el hogar de la mayoría de los artesanos que trabajan estos materiales. Una atención al detalle destaca generaciones de secretos de familia compartidos entre cada uno de los miembros, que se especializan en uno u otro de los procesos de elaboración. Conocer lo que hay detrás de cada pieza nos permite vincular el artista con la fuente de inspiración y de continuar el modo de ganar la vida basado en las tradiciones ancestrales.

arriba

 

Madera

Calakmul, Calkiní, Champotón, Hopelchén, Escárcega y Campeche son famosos por sus artesanías.

Como uno de los recursos naturales más abundantes en el Estado de Campeche, la madera ha jugado un papel importante en la expresión artística desde tiempos prehispánicos. Para los mayas prehispánicos, la ceiba (Ceiba aesculifolia), el árbol de algodón sedoso conocido como yax che en el maya yucateco, era el centro del universo que conectaba los tres “mundos”: alcanzando el cielo y más allá de las ramas para vincularse con los dioses y los gobernantes sagrados ancestrales; el espacio humano actual y los escenarios ambientales que rodearan este punto central u ombligo de la tierra entre los registros superiores e inferiores del universo; y el inframundo con las deidades de la muerte, los ancestros del pasado como las raíces, siempre guardando la esperanza de que se comenzara el ciclo del nacimiento y de la renovación de la vida. La ceiba, como un punto focal cultural, permanecería como un elemento de orientación importante para la organización de las comunidades prehispánicas y de la Nueva España, así como proporcionar un espacio abierto y sombreado para el discurso sociopolítico y proporcionar para realizar las reuniones representativas de familias o consejos de grupo hasta hoy en día en algunas comunidades rurales.

MaderaLos bosques lluviosos de maderas tropicales en las áreas central y sur de la entidad proporcionaban una especie en particular, el chico zapote (Manilkara achras), que estaría tallada y colocada como los dinteles en los vanos de estructuras prehispánicas monumentales; se conservan in situ a la fecha posiblemente por su asociación con la arquitectura de mampostería y por estar abrigados de las inclemencias del tiempo, en los sitios arqueológicos abiertos al público, como Edzná, Tabasqueño, Hochob, Dzibilnocac y Santa Rosa Xtampak.

Con estos antecedentes históricos breves, no se sorprendería tanto entonces que la madera constituyera un componente básico del repertorio de artesanías hoy en día. Una serie de productos, tanto utilitarios como ornamentales, los juegos de escritorio, los servilleteros, figuras antropomorfas de tamaño natural o en miniatura y esculturas con motivos mayas reflejando el genio del don artístico, proporciona a muchas casas una fuente principal de ingresos.

Otros objetos típicos del arte popular en madera, como son los abanicos de fibras vegetales, los juegos de escritorio con incrustaciones de caracol o concha y los juegos de tocador femenino, entre otros artículos ornatos, emplean la madera como sus “columnas vertebrales”.

Los Municipios de Calakmul, Calkiní, Champotón, Hopelchén, Escárcega y Campeche son famosos por sus artesanías en madera. Si bien el empleo de repertorios estilísticos y de diseño particulares elige ciertas especies para sus creaciones, la artesanía en madera utiliza generalmente las maderas tropicales preciosas duras o semi duras monocromas, como la caoba (Swietenia macrophilla), el cedro (Cedrela odorata), el zapote, el guayacán (Guaiacum sanctum) y el habín (Piscidia piscipula) o con vetas variegadas como en el ciricote (Cordia dodecandra) y el granadillo (Platymiscium yucatanum); otras variedades de madera más suaves incluyen las especies de chacah (Bursera simaruba), chacté (Caesalpinia violacea), dzalam (Lysiloma latisiliquum) y el machiche (Lonchocarpus castilloi).

Debido a lustros de una explotación desmesurada a principios del siglo xx, los nichos natur ales de maderas tropicales preciosas se volverían peligrosamente escasos, impulsando la creación de programas gubernamentales y de particulares en las décadas de 1980 y 1990 para sembrar plantaciones de especies duras para cubrir la demanda del mercado actual y para proteger los nichos aislados de especies prístinas de este recurso natural precioso renovable.

arriba

 

Textiles

Lo que destaca de los vestidos modernos de Campeche, son los motivos regionales florales o coloniales.

Como es común en el resto del país, en Campeche la producción de textiles va de la mano con el clima tropical, en donde la ropa típica incluye vestidos sueltos y frescos de algodón—conocidos como hipiles—, faldas, blusas, batas, camisas de vestir, así como ropa de cama y del baño, entre otros artículos, adornados con diseños bordados a mano o a máquina.

TextilesLas mujeres son las principales productoras de las tiras bordadas con colores vivos e hilazas sedosas que adornan el cuello o el dobladillo de una pieza—los ejemplos más famosos de este medio artístico. Lo que destaca a los hipiles étnicos bordados y a los vestidos modernos de Campeche, de otras ropas similares para el clima tropical, son los motivos regionales florales o náuticos coloniales y la selección y combinación cuidadosa de colores. El punto de cruz es un medio expresivo particularmente popular, intercalando viñas con flores de calabaza, de noche buena, de flor de cebolla, entre otras especias anuales y perennes regionales.

Otro modelo popular es el escudo de la ciudad capital, puerta de mar y de tierra de San Francisco de Campeche, bordado con motivos náuticos y de la arquitectura típica en escenas en blanco y negro que adornan los cuellos, a menudo el pecho y los dobladillos; o los motivos religiosos y versos en manteles y estandartes para los gremios de artesanos. Otra prenda favorita entre los hombres es la camisa de vestir de lino o de algodón puro, con su diseño famoso de tablillas verticales de adorno—la guayabera con su collar angular o la “filipina” con un cuello corto, redondeado y parado tipo hindú—, confeccionada en la ciudad capital San Francisco de Campeche o en el Municipio de Hopelchén. Se reconocen los sastres maestros en estas dos áreas por la dedicación, la atención al detalle y los exquisitos acabados, que reflejan una herencia familiar de antaño en ambos lugares.

Aquellos municipios de mayor tradición textil son Tenabo, Hecelchakán y Calkiní, con los hermosos bordados a máquina; y Hopelchén, en donde el bordado a mano son los ejemplos más característicos de expresión artística.

arriba

 

Hamaca Artesanal Menk'aan Campeche

El urdido de hamacas se realiza en diferentes partes del Estado.

Sus principales productores están representados por una asociación de artesanos cuyos integrantes se ubican en las localidades de San Antonio Sahcabchén, Santa Cruz Pueblo, Concepción, Dzitbalché y Pucnachén.

hamacaCon la finalidad de impulsar las ventas de su producto, 239 artesanos de urdido de hamacas integran la organización "Artesanos Urdidores de Hamacas del Estado de Campeche A. C." para crear la marca colectiva "Hamaca Artesanal Menk'aan Campeche" para proteger su producto y distinguirlo en el mercado. Estas hamacas se encuentran a la venta en el Bazar Artesanal Ah Kim Pech, en la ciudad de San Francisco de Campeche, Campeche.

arriba

bazar

Catálogo Estatal de Artesanías
Catálogo Estatal de Artesanías del Estado de Campeche. PDF

Atlas de la Producción Artesanal
Baja el Atlas de la Producción Artesanal del Estado de Campeche. PDF alta resolución
PDF-baja resolución

hamaca

Instituto Estatal para el Fomento de las Actividades Artesanales en Campeche (INEFAAC)

Av. Pedro Sainz de Baranda s/n
Centro Comercial Ah-Kim-Pech Loc.201-223 C.P. 24000
San Fco. de Campeche
Tel-Fax(981)81-175-51
(981) 127 10 36

Casa de Artesanías Tukulná

Calle 10 No. 333 entre 59 y 61
C.P. 24000 Col. Centro
Tel.Fax (981) 816 2188, 816 9088
info@tukulna.com.mx
www.tukulna.com.mx

Bazar Artesanal
Ah Kim Pech

Av. Pedro Sainz de Baranda s/n
Centro Comercial Ah-Kim-Pech Loc.201-223 C.P. 24000
San Fco. de Campeche
Tel-Fax (981)81-175-51
(981) 127 10 36

Directorio

Jorge Selem Villanueva
Director General
jeselem.villanueva@campeche.gob.mx

Selina Cabañas Ortiz
Directora Comercial
scabañas@campeche.gob.mx

Laura Cano Cetina
Directora del Bazar Artesanal
lcano.cetina@campeche.gob.mx
info@bazardeartesania.com

Jorge Manzanilla Pérez
Subdirector de Operaciones
jmanzanilla@campeche.gob.mx

Socorro Pérez Curmina
Subdirectora Comercial
sperez.curmina@campeche.gob.mx
info@tukulna.com.mx

Otilia Maldonado Tzec
Coordinadora Administrativa
omaldonado@campeche.gob.mx

Mirna Angulo Balán
Titular de la Unidad de Enlace Transparencia y Acceso a la Información Pública
mangulo@campeche.gob.mx
ventas@tukulna.com.mx

Julio Dzul Quen
Jefe de Departamento de Capacitación y Organización Artesanal
julio-dzul2010@hotmail.com

Marcos Castillo Santana
Jefe de Departamento de Investigación y Proyectos Productivos
antsan44@hotmail.com

Manuel Muñoz Gamboa
Jefe de Departamento del Censo Estatal de Artesanos e Informática
mmunoz.gamboa@campeche.gob.mx
informática@tukulna.com.mx

Información, dudas o comentarios:
inefaac@campeche.gob.mx

contador de visitas
Jade